jueves, 10 de enero de 2019

Barrio de Maravillas, de Rosa chacel




El 15 de noviembre escogimos para comentar en el club a esta autora porque queríamos homenajear a las mujeres olvidadas por la historia y que los proyectos documentales Las sin sombrero han contribuido a divulgar y recuperar el legado de estas artistas. Reproduzco aquí la breve biografía que en este documental se realiza de Rosa Chacel (Valladolid 1898-Madrid 1994):

Novelista española.

Su primera vocación fue la escultura, matriculándose en la Escuela Superior de Bellas Artes de San Fernando. Abandonó esta primera vocación para convertirse en la principal novelista de esa generación, además de ensayista y articulista. Fue asidua de las tertulias dónde entabló amistad con Ortega y Gasset que le publicaría varios artículos en la revista de Occidente. El compromiso con la República la llevó al exilio primero en Suiza y luego en Brasil. A pesar de sus múltiples publicaciones en los años veinte y treinta, el exilio, le conllevó grandes dificultades económicas que le impidió proseguir su carrera literaria con total dedicación. Ya con sesenta años, obtuvo becas de fundaciones para terminar algunas de sus novelas, una de estas becas le permitió instalarse en Madrid y terminar una de sus obras más populares, Barrio de Maravillas. Rosa Chacel es sin duda una de las autoras más importantes de la cultura literaria Española.

“La realidad era yo en mi pequeñez, sin más arma que mi inteligencia, sin más capital que mi voluntad y mi perspicacia, mi capacidad de juicio para buscar mi propio destino”

Barrio de Maravillas, la primera novela de una trilogía que se completa con Acrópolis y Ciencias Naturales, narra la historia de dos niñas en el Madrid de principios del siglo XX, atrapando su mirada inocente sobre el mundo y dejando constancia de una época irrepetible en la que aún las vivencias no se han teñido de sombras.

Se trata de dos seres inocentes, en el sentido, precisa la autora, de no saber nada en absoluto de determinadas cosas, de centrarse en su propio ser, de ensimismarse en la cristalina campana de la infancia, donde todo suena con otro eco y destella con otra luz.

La novela, semi autobiográfica, nos muestra la generación espontánea del pensamiento de estas dos niñas, (en realidad una sola, ella misma), con su convulsivo continuo descubrir, en la intimidad de un monólogo interior desatado, exhaustivo, desarrollándose a trompicones, creciendo a medida que su circunstancia se modifica en torno a ellas.

Es el pensamiento de una jovencísima Rosa a quien vemos mirar el mundo desde un segundo plano, el plano de los contempladores, el de los que pueden luego llenar páginas tan bellas como éstas, porque han forjado su imaginación a fuerza de imagen y palabra. Es también un libro en el que los sentidos están presentes, la música, el color, los sabores...



Excesiva en su introspección, de difícil lectura por atropellada, esta novela, que es casi un ejercicio de estilo, un ejercicio ejemplar sin duda, es valioso por ese encontronazo continuo de cuando se es púber con la realidad, cuando se es aún tan maleable como para que todo cale hondo en nosotros y nos importe, porque es testimonio de creación continua de un pensamiento vivo, discursivo, intimista y que sólo fue capaz de cesar, según se lee, con la guerra.



miércoles, 31 de octubre de 2018

La cena, de Herman Koch



Hoy nos reunimos el miércoles 31 por ser festivo el jueves día 1 de noviembre (festividad de Todos los Santos) y comentamos un libro que no deja indiferente a nadie, La cena, del holandés Herman Koch, también adaptada al cine por el director Oren Moverman (2017). El autor se inspiró para escribirla en algo que vivió estando de vacaciones en Barcelona, el crimen cometido por unos jóvenes de buena familia que golpearon brutalmente y luego quemaron viva en un cajero a una indigente, María del Rosario Endrinal. Este hecho le sirvió como escenario novelesco para escribir La cena (2005), en la que no indaga en el crimen sino sobre las consecuencias.
El argumento brevemente es el siguiente: dos hermanos, Serge y Paul (el narrador) comparten una cena en un restaurante de lujo con sus esposas (Babette y Claire). Comienzan una charla intranscendente (hablan de cine, de vinos, etc.), pero el motivo principal por el que se reúnen se desvela ya avanzada la lectura y es que los hijos del matrimonio han protagonizado un incidente criminal  cuya responsabilidad puede recaer en parte sobre los padres. El autor es original al compartimentar la trama en bloques que se ajustan al contenido de un menú (aperitivo, entrada, primer plato, segundo plato, postre, digestivo y propina), imprimiendo un ritmo “in crescendo” a la acción que incita al lector a no abandonar el libro hasta finalizar su lectura.
La novela aborda varios temas de actualidad: el aborto, el racismo, los valores personales, las deficiencias del sistema educativo… pero el eje central es el amor paterno-filial. Y basándonos en esta última idea surge, una vez leída la novela, una pregunta crucial: ¿hasta dónde seríamos capaces de llegar para encubrir a un hijo que ha cometido un terrible delito?

martes, 23 de octubre de 2018

Señora de rojo sobre fondo gris, de Miguel Delibes



El libro que hemos comentado hoy en el Club de Lectura Matinal lo escribió Delibes tras el fallecimiento de su esposa Ángeles de Castro, figura imprescindible en su vida. Con un marcado sentido autobiográfico narra, en clave de monólogo,  la vida de un pintor (Nicolás) que se ve sumido en una profunda tristeza y melancolía tras la muerte de su mujer después de padecer una larga enfermedad. Un relato impregnado de la evocación del amor perdido y de un profundo y persistente miedo a la muerte. Delibes en unas declaraciones confiesa este temor: «El presentimiento del dolor —dice Delibes—, ese tremendo sufrimiento cuando se te muere alguien muy cercano. De mi propia muerte, lo único que me preocupa es el hecho físico de morir: me gustaría que fuese de un modo rápido y en mi cama. […] [Mi amargura precoz] supongo que será una herencia neurótica como tantas otras cosas. Lo cierto es que la muerte para mí era una obsesión. Y no sólo como posible protagonista de esa muerte» («Miguel Delibes. Un castellano de tierra adentro», entrevista por Joaquín Soler Serrano, Escritores a fondo. Entrevistas con las grandes figuras literarias de nuestro tiempo, Barcelona, Editorial Planeta, 1986, p. 19). 
La novela es todo un canto al amor, al gran amor, ése que permanece más allá de la muerte y una auténtica reivindicación de un concepto del amor que no está de moda, pero con el que seguimos soñando casi todos. 
Para el escritor su compañera y madre de sus siete hijos fue una presencia permanente hasta el final. Ella, según sus propias palabras, era su "equilibrio, la mejor mitad de mí mismo". Ella fue quien le estimuló en sus lecturas, quien le animó a escribir y quien le alentó a presentarse al Premio Nadal, que ganó con La sombra del ciprés es alargada cuando apenas era un titubeante aprendiz de escritor que estaba lejos de saber que iba a ser uno de los grandes nombres de las letras españolas.




jueves, 4 de octubre de 2018

La joven de la perla, de Tracy Chevalier



Hoy hemos comentado en el Club de Lectura Matinal un libro publicado en 1999 y  que se convirtió en un best seller tras su salida al mercado. Se trata de La joven de la perla de la escritora estadounidense afincada en Londres Tracy Chevalier, un libro inspirado en la creación del famoso cuadro La joven de la perla de Vermeer. La película basada en la novela recibió tres nominaciones al Premio de la Academia en 2004
El argumento, en esencia, es el siguiente: Griet, una muchacha humilde diecisiete años, entra a formar parte del servicio doméstico de la familia Vermeer y pronto se verá absorbida por el ritmo frenético de trabajo de la casa;  lavar, planchar, hacer la compra en el mercado, limpiar y fregar se convertirán pronto en las únicas tareas a las que dedicar su tiempo,  todas muy pesadas y fatigosas,  salvo una que le reportará bastante emoción a su monótona existencia: limpiar el estudio de un pintor y ser protagonista de cómo surgen las primeras pinceladas de un cuadro. 
Todos estos ingredientes, unidos a una enigmática fascinación por la personalidad del bohemio y abúlico pintor, pasarán de ser un grato pasatiempo a un peligroso juego de seducción. Quien haya visto la película homónima observará la fidelidad con la que el director ha seguido el libro.
Tanto el libro (y otros de la misma autora) como la película están disponibles en la biblioteca: http://bit.ly/2DWFPjV